Aprende a pedir ayuda cuando la necesitas

Algunos podemos darnos la cabeza contra la pared, una y otra vez porque no tenemos la suficiente valentía como para reconocer cuando necesitamos ayuda de otro.

Aprende a pedir ayuda cuando la necesitas

Aprende a pedir ayuda cuando la necesitas

Solemos negar un error evidente por miedo a demostrar nuestra ignorancia.

No solemos aceptar que estamos equivocados aun siendo conscientes de nuestra equivocación.

Nuestro ego y orgullo esta muy en juego como para reconocer y admitir que otro tiene razón y nos estamos equivocando.

Y como esperas reconocer cuando necesitas ayuda y peor aun pedirla cuando sabes que es necesario.

Nos hicieron creer que pedir ayuda es signo de debilidad.

Queremos superar todos los obstáculos nosotros mismos, y por eso, no solicitamos ayuda aun cuando sabemos que la necesitamos.

Nuestro ego es mas grande; no podemos poner en juego nuestro orgullo o demostrar cualquier signo de debilidad (léelo con ironía).

Busca apoyo externo

Tu puedes superar cualquier obstáculo, tu eres único y pueden enfrentar lo que sea pero existen momentos donde las batallas son mas grande que nosotros y no estamos preparados para enfrentarlas solos.

La muerte de un ser querida, superar un amor, salir del paro o simplemente superar un miedo.

Hay que aprender a reconocer que apoyarse en otros no es signo de debilidad.

Los grandes en sus áreas reconocen los beneficios de tener un equipo.

Los reveses de la vida cotidiana pueden ponernos a prueba constantemente y no siempre podremos solos superarlos sin ayuda.

Con ayuda de otro no existirá nada que no puedas lograr y no hablo de correr tras de ayuda de otro para no enfrentar tus temores o no aceptar tus responsabilidades.

Sino aceptar que existen problemas o retos que solos no podemos enfrentarlos.

Beneficios de pedir ayuda externa

  • Múltiples soluciones: Primero entiende que cuando tienes un problema o reto, buscas solucionarlo desde tu perspectiva.
    La mayoría al tener un problema no suele preguntarse como lo solucionaría Benjamín Franklin, El Dalai Lama o Jim Rohn.
    Aunque seria una gran idea para desarrollar tu empatia y encontrar más soluciones a tus problemas no lo hacemos como es de esperar.
    Buscamos solucionar un problema basándonos en nuestra experiencia y la de otros pero existen situaciones donde no tienes un marco de referencia y no tenes con que comparar.
    Compartir tu problema con otro abre un mundo de posibilidades; otra persona tiene otra perspectiva.
    Lo que para ti no tiene solución para otro puede ser algo simple.
    Nunca te paso hablar de un problema que tienes en el trabajo y que tu pareja te de una simple solución de inmediato.
    Es inconsciente solo vemos sencillo el problema de otro porque no estamos en el problema en si.
    Esto puede ser bueno y malo dependiendo como lo utilizas.
    En este caso, lo utilizamos para acceder a las múltiples soluciones de otro, a su perceptiva diferente.
    Se dice que no se puede solucionar un problema con la misma mente que se lo creo.
    Pedir ayuda a otro te puede beneficiar por las múltiples soluciones que puede encontrar para tu problema.
  • Experiencia: Recurrir a una persona experimentada, que ya paso por lo que estas pasando vuelve todo más simple.
    Aquella persona puede compartirte la solución que utilizo en el pasado.
    Cuenta con una visión más amplia de aquello que puede funcionar.
    Recurrir a una persona experimentada disminuye tu incertidumbre y te permite aumentar tu confianza de que hay solución.
    Cuando tenemos un grave problema solemos encerrarnos en una burbuja y creer que no tiene solución, que es el fin pero la vida siempre nos demuestra que no es así.
    Que todo tiene solución o se puede superar, que siempre sale el sol después de la oscuridad.
  • Apoyo emocional: Compartir con otro un dolor de perdida o una crisis personal te permite tener ese apoyo emocional con el que no cuentas por ti mismo.
    Se dice que somos seres emocionales, que necesitamos el contacto de otro.
    Las personas suelen hacer locuras por un poco de contacto: enfermarse, provocarse daño a si mismo u a otro.
    Si tu cuentas con ese apoyo emocional no te prives por orgullo o ego.
    Al contrario ayúdate a ti mismo y recurre a este apoyo para salir adelante más deprisa.
    Te puede pasar la vida caminando descalzo por no pedir unas zapatillas.
    El pedir ayuda no es signo de debilidad sino todo lo contrario.
    Habla bien de ti porque dice que eres alguien que reconoce cuando necesita ayuda y quiere hacer las cosas bien y que reconoce sus debilidades.
    Las personas por su ego se privan de esta ayuda, no cometas el mismo error si cuentas con una.
    De a dos los problemas son más simples.
  • Recursos: no todos tenemos todas las herramientas.
    Algunos cuentan con recursos de los que no disponemos.
    Porque simplemente no reconocerlo y si podemos acceder a ellos por medio de un intermediario no hacerlo.
    Simplificara tu solución.
    Imaginemos que buscas trabajo o una oportunidad de presentar tus trabajos; otro no hará la tarea por ti pero si cuenta con los contactos necesarios puede darte la oportunidad.
    Nadie te regalaría nada, tu solo serias el responsable de tu resultado final; el otro solo te dio la oportunidad que necesitabas para demostrar que solo necesitas una oportunidad.
    Algunas personas cuentan con recursos materiales que podemos necesitar pero no nos permitimos pedirlo porque miedo a herir a nuestro ego o poner en juego nuestro orgullo.

Deja de lado las tonterías y reconoce cuando necesitas ayuda.

Deja de mal gastar el tiempo cuando la solución esta a la vista; pide ayuda cuando la necesitas.

Permite a otro tener la oportunidad de ayudarte, de contribuir a tu solución o bienestar, a sentir esa gratitud y bienestar que se experimenta al ayudar a otro.

El permitir que otro te ayude es un win-win para ambos.

No te digo que salgas a correr y pedir a ayuda para no enfrentar tus problemas o responsabilidades sino que reconozcas cuando la necesites y pidas ayuda.


Yo escribo para ti mi lector ideal, te comparto mis ideas y soluciones, mi visión y mi vida; con una única intención que es compartir, ayudarte y servir a otros.

Espero que hayas disfrutado del articulo y me dejes un comentario que es señal de que me leíste hasta el final y te gusto lo suficiente como para tomarte el tiempo de darme una devolución o simples palabras de lo que experimentaste al leerme.

Siempre sirve tu apoyo compartiendo el contenido o dejando un comentario.

Nos vemos la próxima semana con un nuevo articulo. Un saludo.

PD: disculpas por no publicar el viernes como siempre pero hoy domingo madrugue y sentí la necesidad de escribir. Espero que te haya gustado o servido el articulo y resuene en ti si es necesario. Abrazos.

Deja un comentario