Improductividad: nos ataca a todos, solo acéptala.

Improductividad esa es la cuestión.

imagen-de-estadisticas

 

Hoy quiero hablarte de la improductividad como una parte de nuestro camino que debemos aceptar.

En artículos pasados he hablado de quererse a uno mismo, de ser amable con uno pero cuantos lo llevan a la practica.

Imaginemos que estas por comenzar el mes y te tomas el tiempo para planificar el mes completo con tu objetivos semanales y las actividades diarias.

Pero las dos primeras semanas te la pasas acostado porque no tienes ganas de trabajar.

¿Como te tratarías? ¿Serias considerado contigo mismo y aceptarías que puedes tener épocas de improductividad? O ¿Serias duro contigo mismo castigandote con pensamientos negativos y palabras que pueden herirte?

Hoy quiero tocar la improductividad como etapas que uno vive en diferentes momentos de la vida.

La productividad vs la improductividad

Si bien es necesario ser productivo (llamemos a progresar en nuestros proyectos u objetivos) para lograr lo que queres, hay que aceptar que vivimos por estaciones.

Pueden haber meses, semanas o días donde no avanzaras ni un paso porque tienes muchos problemas en tu vida que te impiden concentrarte o simplemente no tienes intenciones de trabajar.

Somos humanos, seres emocionales.

El pasar unas semanas sin trabajar no te define como persona sino como un simple humano.

Entiendo no aceptar un nivel por debajo de tus niveles habituales pero debes aceptar que mantener un ritmo elevado de productividad puede que requiera de sacrificar tiempo con seres queridos, descanso mental y tiempo libre.

Productividad al máximo

Entiendo que uno espere y quiera avanzar rápido en sus proyectos porque el tiempo es valioso.

Pero al buscar nuestra máxima productividad solemos sobrecargarnos con muchos mini-objetivos semanales, fechas limites y compromisos.

Esta bueno buscar limites para salir de nuestra zona de confort y mejorar pero siempre debemos saber la medida justa. El punto medio.

El equilibrio entre el trabajo y el descanso.

Esto te ayuda a conocerte mejor y poder ser mas amable contigo mismo.

Es un constante tire y afloje donde uno debe saber cuando tirar y cuando aflojar.

Tenemos etapas de productividad

¿No te sucede que tienes semanas donde llevas a cabo todo lo que te propones para la semana? Los miles de pendientes que terminaste, un proyecto y aun tienes tiempo para un extra más.

Estos momentos son geniales y debes premiarte por ellos pero debes aceptar que mantener ese ritmo puede ser duro.

Imaginemos el mes de Junio: haz escrito un pequeño libro, asististe a ocho clases de natación (mejorando rápidamente porque tu físico lo demuestra), fuiste muy disciplinado con tu alimentación, contactaste con colegas para escribir para ellos, asististe a encuentros para conocer gente nueva y aumentar tu red de contactos, escribiste cada mañana unas 500 palabras y meditaste al despertar.

Fue un mes estupendo donde fuiste impecable, una persona muy productividad que avanzo en dirección a sus objetivos.

Pero que pasa si el mes siguiente es lo contrario.

Mes de Julio: no haz tocado el libro aun cuando sabes que necesita feedback, recopilar nueva información y volver a editarlo; en tu físico te haz descuidado faltando a algunas clases de natación y comiendo mal algunas veces (tu entrenamiento lo demuestra por tu dificultad a la hora de entrenar). Tampoco haz contactado con terceros para escribir para ellos, ni asistido a ningún encuentro para ampliar tu red de contactos. Ni hablar de escribir en las mañanas porque este mes haz dormido tarde, lo que significa que te haz levantado tarde sin posibilidad de escribir o meditar.

Un mes “terrible” en comparación con el anterior.

Tu productividad bajo a pique.

Nos pasa a todos los que trabajos en cumplir nuestros sueños, proyectos y objetivos.

Es normal ser muy productivo en un mes y al siguiente puede que no.

No seas tan duro contigo mismo.

Como ser amable con uno en momentos de improductividad

  • Primero: debes detener el espiral negativo. Si te sientes mal contigo tiendes a tomar malas decisiones porque te encuentras en un estado emocional negativo. Así que se consciente y detente.
  • Segundo: acepta que no puedes cambiar tu pasado. De nada te sirve lamentarte porque han pasado 2 semanas y no haz hecho nada para lograr tus objetivos. Entiende que de nada te servirá que continúes “castigándote” por lo que hiciste en el pasado. Acéptalo y perdonate.
  • Tercero: acepta que eres humano. No eres una maquina tienes problemas, emociones, relaciones y no siempre podrás limitarte a hacer solo lo que planificaste. No es una carrera lograr todo lo que te propones. Aprende a disfrutar del camino, tanto del éxito como del fracaso. Todo es parte del camino.
  • Cuarto: se amable contigo mismo. Ahora que te perdonaste es momento de pensar que harás en el presente. Puedes planificar una carga menor para el mes siguiente, de modo, que te resulte fácil cumplirla o simplemente reorganizarte.
  • Quinto: relájate. No te tomes todo tan en serio, no te digo que seas flojo y que no aspires a nada en la vida. Sino que te relajes más y disfrutes de la vida. Puede que te demores unos meses más en lograr eso que quieres pero no hay apuro. Si solo te concentras en el resultado final te perderás del camino y eso es lo importante. No te sentirás “el mejor” por tener publicado un libro sino por todo lo que sabes que tuviste que esforzarte para conseguirlo. El resultado y sus recompensas son solo extras que te regala la vida.

Recuerda que no es un camino recto, así que ve con paciencia y confiando siempre en ti y en tu capacidad de superar cualquier obstáculo que se te presente en el camino.

Concluyendo: hay que ser mas amable con uno mismo, aceptar tus momentos de improductividad como algo natural y no un pecado, aceptar que no puedes ser super productivo todas las semanas e impecable en todas las decisiones que tomas en cada momento. Aprende a relajarte y disfrutar más sin importar el resultado final.

Un abrazo

 


Me ayudas compartiendo en los comentarios si haz tenido alguna de estas etapas de improductividad y como has respondido. También compartiendo el articulo si te sirvió en facebook.

 

 

6 comentarios en “Improductividad: nos ataca a todos, solo acéptala.

  1. Jhondy Diaz

    Es un articulo interesante, que nos hace pensar a los que estamos aun iniciando la formacion de habitos, que evidentemente podemos flaquear. Pero es tal cual como dices “Somos humanos, seres emocionales.”

    Contestar
    1. hernan orgaz Autor del post

      Muchas gracias por tu comentario Jhondy.
      Me hizo reflexionar sobre tu enfoque. Definitivamente, somos seres emocionales pero podes aprender a expresarnos de la mejor manera.
      Pero siempre sera más fácil decirlo que hacerlo pero algunos trabajos en la gestión de emociones.
      Un abrazo Jhondy y si necesitas ayuda con este tema puedes descargar el libro: aprende a formar hábitos 2.0 es gratuito.

      Contestar
  2. Marcelo

    Muy bueno. Me parece muy correcto los comentarios, en lo personal siempre tuve en cuenta esos “altibajos” que tenemos en la vida, me pasó varias veces que en una semana las cosas te salían redonditas y parece que se encaminan solas, eso te inspira mas a moverte y a la semana siguiente nada de nada, es ahí donde la paciencia tiene que acompañarnos y superarlas. Existo!

    Saludos

    Contestar
    1. hernan orgaz Autor del post

      Hola Marcelo,
      muchas gracias por comentar y compartir tu propia experiencia. Espero que ayude a que seamos más amables con nosotros mismo en momentos de improductividad.
      Un abrazo.

      Contestar
  3. kaminodevida

    me ha encantado! gracias Hernan, a veces nos exigimos demasiado a nosotros mismos, no nos damos tregua, y al final es peor, por que al sentirte mal por no llegar a tus objetivos, no lo haces de la misma manera, con las mismas ganas.
    Gracias de nuevo por ayudarnos a tener algo más de paz

    Contestar
    1. hernan orgaz Autor del post

      Hola Monica, me alegra que te haya gustado el articulo y por tus palabras.
      Me di una vuelta por tu blog y te felicito por todos tus estudios.
      Gracias a vos por tomarte el tiempo de escribirme. Un abrazo.

      Contestar

Deja un comentario